Cintillo3
Amazonas Colombia

“Amazonas”: desde la selva corazón abierto

Jorge Navas, Carlos Moreno, Spiros Stathoulopoulos, María Gamboa, Javier Mejía, Lucas y Matías Maldonado se entregaron a la selva para contar nuevas historias incorporando en sus rodajes actores naturales.
.

AmazonasQué bien cae que volteemos a mirar a nuestra jungla, a las historias de nuestros pulmones selváticos ya deforestados y aquellas comunidades que han tenido el heroísmo histórico de sobrevivir al uso y abuso del hombre blanco. Tan solo por eso, Amazonas es todo un triunfo para la identidad que aún queremos conservar.

Con este objetivo la película, que se estrenó con gran recibimiento en el pasado Festival de Cine de Cartagena, fue diseñada como gran postal cinematográfica, llena de la riqueza de nuestro Amazonas, sus nativos y costumbres. Fueron siete directores colombianos quienes tuvieron carta blanca para meterse a la selva y sacar sus mejores historias respondiendo a preguntas tan básicas como: ¿Qué nos pasa cuando pensamos en el Amazonas? ¿Qué ocurre cuando logramos reflejarnos en el espejo de la selva?

Dirigidos por Jorge Navas, Carlos Moreno, Spiros Stathoulopoulos, María Gamboa, Javier Mejía, Lucas y Matías Maldonado, estos seis cortometrajes no sobrepasan los 20 minutos cada uno. Hablados en dialecto indígena y sin subtítulos, actuados por la comunidad, con partes de animación, minidocumental y hasta un corto para dispositivos de realidad virtual, son un proyecto rico y un colorido experimento fílmico visto desde distintos espectros y formatos dignos de la atención de todo el público colombiano.

Hablamos con Emiliano Mansilla, productor del proyecto, quien asegura que hacer cine en Colombia sin la ayuda de la empresa privada será cada vez más difícil a la hora de abordar temáticas y formatos poco convencionales y arriesgados como Amazonas.
.

¿Cómo se logró este equipo de directores?

Queríamos un filme con seis miradas distintas y formas originales de contar las historia del Amazonas. Nuestros directores son arriesgados y tienen visiones muy diversas que le hablan al sentir general del proyecto. Es imposible dibujar la riqueza del Amazonas desde un solo par de ojos, por esto la idea de hacer un ómnibus de historias. Tenemos desde ficción, documental, animación, realidad virtual. Formas tan diversas como el Amazonas en sí mismo.

Filmar con seis diferentes directores en medio de la selva tuvo que haber sido una pesadilla…

Nos enfrentamos a dos desafíos: uno era filmar en el Amazonas con esa humedad, el clima, una locación tan compleja y alejada, y el otro era rodar con seis directores con agendas diferentes. Tuvimos que planear rodar un corto tras el otro. Fueron seis semanas, una semana por historia en la que no hubo día de descanso. Fue una experiencia increíble.

¿Cómo lograron que las distintas comunidades indígenas les abrieran las puertas para rodar este proyecto?

Todo se lo debemos a GAIA Amazonas, una ONG que lleva más de 25 años luchando por la soberanía de los pueblos indígenas en el Amazonas. Ellos nos prestaron sus instalaciones y nos conectaron con las comunidades donde rodamos. GAIA hace parte del grupo Amazonas 2030, una alianza de organizaciones de la sociedad civil, empresa privada y medios de comunican que promueve la sostenibilidad en el Amazonas. Ellos junto a la Embajada de Holanda en Colombia y nuestra productora, LeftWood, logramos poner a andar la cinta, que se estrenó en el pasado Festival de Cine de Cartagena.

Muchos actores son naturales, ¿cómo fue el proceso?

Llegábamos a cada lugar y el director contaba su historia a la comunidad, de ahí se interactuaba con todos para formar esta visión global. La escuela del pueblo fue donde conseguimos los actores, el pueblo fue nuestro set de grabación. Era un trabajo colectivo.

Uno de los cortos, “El venado”, tiene miembros de la comunidad haciendo de sonidistas, actores, libretistas. ¿Cómo fue esta dinámica?

Este es uno de los cortos más experimentales, el de los hermanos Maldonado, quienes se fueron tras la búsqueda de un relato propio de la región. Para encontrarlo tuvieron que internarse por 30 días en la maloca con las comunidades yukuna, letuana y matapi. Allí reconstruyen esta leyenda a partir de la colaboración de la comunidad. Hay una versión paralela dirigida y filmada 100 % por miembros de la comunidad, la cual será parte de la plataforma digital de la película, que saldrá próximamente.

Ustedes grabaron después de que “El abrazo de la serpiente” lo hiciera por nueve semanas en el Vaupés. ¿Qué aprendieron de ese equipo?

Tuvimos la suerte de que varios miembros de nuestro equipo venían directo de grabar El abrazo de la serpiente. Eso nos ayudó a la hora de solucionar problemas de última hora en el terreno con la comunidad, intérpretes, logística, equipos, etc. Ellos tenían básicamente una cartilla para todo.

En la película todo se ve increíble, pero en la realidad no es así. ¿Cómo es la situación de los indígenas en el Amazonas?

Bueno, por lo general las comunidades donde grabábamos necesitaban cosas básicas como plantas eléctricas, baterías, fuentes de energía solar, motores para embarcaciones. Pequeñas cosas que mejorarían mucho su calidad de vida. Esa fue nuestra forma de devolverles a las comunidades por abrirnos los brazos. Ayudamos en todo lo que pudimos.

¿Cómo es lo de la alianza con Google para la distribución de la película?

Es increíble. Ya saben que Google tiene el proyecto de Street View, o vista de la calle, que le permite a usted desde cualquier parte del mundo ver una calle en Nueva York, París o Bogotá. Google está ahora trabajando en el mismo tipo de servicio pero para poder visualizar los ríos del mundo, siendo el Amazonas uno de sus puntos de partida. Así que las distintas historias, todas rodadas sobre la vereda de los ríos del Amazonas, estarán ancladas en esta plataforma digital como puntos de interés. Esto permitirá a la gente interactuar con lugares e historias tan lejanas como propias.

¿Se habla de una segunda parte?

Sí, Amazonas volumen II, estamos muy entusiasmados. En este primera cinta tuvimos a directores blancos yendo a contar historias sobre la vida de la selva, en el volumen dos planeamos que sean miembros de la comunidad indígena del Amazonas los que vengan a la ciudad a contar desde sus ojos nuestras historias. Esperamos que para fin de año estemos rodando.

¿Cuándo llegará la cinta a las salas de cine?

Por la temática del proyecto la idea siempre ha sido que se pueda mostrar en todo el país. Ahora estamos definiendo los últimos detalles sobre las fechas del estreno en Colombia, así como la posibilidad de distribución en el exterior.
.

(Álvaro Corzo V. / El Espectador)
29 de marzo 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

.

Cintillo1_FCV2017
.