Cintillo3
Corneador

La película “Corneador” llega a la cartelera nacional

Si se coloca en el buscador de Google la palabra “corneador”, las primeras páginas web que saltan a la vista son sitios pornográficos en los que hombres ofrecen servicios sexuales a parejas; sin embargo, resulta curioso que estas ofertas tengan al país como epicentro. Y es que Venezuela no escapa de la realidad voyeurista de los atrevidos matrimonios en los que, motivado por el esposo, invitan a un tercero a la cama para satisfacerlo a él y a su mujer también.

Este es precisamente el hilo conductor de Corneador, la ópera prima del cineasta e ingeniero civil guariqueño Harold Mota que se estrenará este viernes en las carteleras de cine nacional.

“Desde que estaba en la universidad me llamó la atención que, en una sociedad tan machista como la nuestra, algunos compañeros se rebuscaban con esta actividad y decidí investigar más al respecto”, explica Mota.

“Lo que me encontré es que como seres humanos, tenemos conductas sexuales muy interesantes. Cornear es una de ellas”, agrega el cineasta al explicar por qué este es uno de los fundamentos de su producción, que también halla inspiración en el cuento de su propia autoría, Camino Claroscuro que escribió en 2010, para la semana de Nueva Narrativa Urbana del Centro Cultural Chacao.

Sin embargo, Mota aclara que su filme no es una historia sobre la diversidad sexual ni guarda relación a los temas que se han venido abordando en el cine nacional. “Este es un drama erótico que, si tuviera que parecerse a algo, podría compararlo con la película Macho y Hembra”, dice.

De esta manera, el director explicó que junto a su socio Erick Vilela, se preparó para que cada detalle del guión se sintiera auténtico, por lo que además de asistir al antiguo cine erótico Urdaneta y “ser testigo de las cosas más bizarras que una persona puede hacer”, también entrevistó a trabajadores sexuales.

Con todo, el rodaje de la película presentó sus dificultades, sobre todo para encontrar las locaciones adecuadas. “Los hoteles no querían prestarse para servir de espacio ya que pensaban que filmaríamos una producción para adultos”, expone el director, quien a su vez confiesa que finalmente logró rodar la película con sus propios recursos financieros.

En relación a la distribución, “ni nos molestamos en proponerle la idea al CNAC, pues sabíamos que no la iba a aprobar. Sin embargo, la compañía nacional nos extendió una mano con los afiches y aquí estamos, a punto de mostrar el lado de una verdad que no todos ven”, concluye Mota.

(Gabriel Guzmán / El Universal)
16 de febrero 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

.

Cintillo1_FCV2017
.